internacionales Lunes, 5 mayo 2008

¿Cuánto es el 85% de 60%?

camba_mapagif.pngGanó el separatismo en Bolivia con 85% de los votos, pero un 40% de ausentismo. Si contáramos a los ausentes como votos blancos o en contra, la autonomía gana por un margen más estrecho del que indican los titulares: 51%. ¿No suena tan aplastante ahora, no?

Buscando información en los medios y blogs habituales, encuentro el mejor análisis en el blog de Fabber:

El referéndum obedece a los intereses de un separatismo fomentado por intereses de grandes latifundistas, irónicamente muchos de ellos descendientes de la desintegrada Yugoslavia como las familias Makovic y Marinkovic de origen croata, que se suma al racismo hacia los habitantes aymaras y quechuas del occidente andino boliviano (y que ahora están en el poder) y al descontento generalizado con el gobierno de Evo Morales. Lo que era un camino desestimado y poco probable hace unos años, se concreta ahora en un escenario que se volvería una pesadilla no solo para Bolivia sino para nuestra región.

El discurso autonomista principal (como preámbulo a una total independencia) tiene un componente racial fundacional, lo que se puede deducir de sus páginas más representativas que hasta hace unos años lucían un símbolo parecido a la cruz gamada, que por obvias relaciones internacionales han cambiado, usando ahora un águila de ceño austero y estética pokemón.

Los autonomistas santacruceños reclaman toda la geografía no-andina de Bolivia como territorio de una novísima entelequia étnica, la “Nación Camba”, razón por la cual han logrado fomentar referéndums similares en Bení, Pando y Tarija, otros tres departamentos bolivianos que coincidentemente son los que tienen la mayor riqueza en recursos del país. (…)

Un escenario en nuestras fronteras con una Bolivia yugoslavizada solo puede significar problemas internos y externos para el Perú y, a mi juicio, un escenario más probable de conflicto bélico que el derivado del diferendo marítimo con Chile, escenario terrible que debemos eludir a toda costa.

Sinceramente, una cosa es que Evo Morales sea un impresentable y otra, muy diferente, es apoyar una balcanización al sur de nuestras fronteras. Guarda ahí.

ACTUALIZACIÓN: El Cholo Bravo me pasa la primera parte de esta película sobre la actualidad boliviana: ¿Quién mató a la llamita blanca? Buenaza:

El resto en YouTube.