politica , violencia Domingo, 27 abril 2008

Tanaka y AAR sobre APRODEH

italija.jpg
Martacos italianos (vía el blog de Cayo, ojo, su resumen está chévere)

Les dije que se estaba exagerando la nota. Para rajar de Aprodeh (o Aprodeath como dicen algunos), la cosa ya estuvo. Para zanjar el tema recurro al blog de Martín Tanaka:

¿Por qué se comete este error, que es tan contraproducente para ellos mismos y las causas que defienden? Me parece que hay algo que esos sectores de la izquierda y ONGs no terminan de entender: no es que no haya que contribuir a crear un ánimo de temor al terrorismo; ese ánimo existe, nunca dejó de existir. Y no tener respuestas claras frente al terrorismo le cede totalmente la iniciativa a los adversarios. No es que “debemos evitar hablar del terrorismo para no desviar la atención de los juicios a Fujimori y de la criminalización de protesta”; lo que desvía la atención es no tener una actitud clara en contra del terrorismo. Si APRODEH se hubiera pronunciado a favor de incluir al MRTA en la lista de organizaciones terroristas, estaríamos comentando a favor de APRODEH, y no estaríamos dedicándole tanto tiempo a este tema.

Y listo. Say no more. Pero la cosa sigue y sigue y sigue. Todo el fin de semana la agenda ha girado alrededor de Aprodeh un poco demasiado. Al respecto, vale rescatar este comentario de Álvarez Rodrich:

…también deberían solicitar -para ser consistentes- que se meta en el mismo bote a Armando Villanueva del Campo, quien ha reclamado por escrito la liberación de Víctor Polay. O de Javier Valle Riestra, por andar en lo mismo.

Si ello es absurdo, como sin duda lo es, también debería serlo el cargamontón a Aprodeh. Pero el Apra y allegados utilizan el doble estándar sin ruborizarse: Mazzetti se va, Alva Castro se queda; a Canchaya la botamos, a Tula la defendemos.

Seamos claros: Aprodeh cometió un error, pero este no fue defender al MRTA. Permitir que se le acuse, sin fundamento, de ser proterrorista, significa no darse cuenta de que el motor del cargamontón es la reactivación de la intención aprofujimorista de demoler a las ONG y, en general, a quienes no compartan sus objetivos, como la prensa que no se les cuadre. Y ahora cuentan con la ayuda de Ollanta Humala, y de algunos fujimoristas de Unidad Nacional que están saliendo del clóset.

Ahora díganle rojo a Álvarez Rodrich. A ver, pues.

Blog: Ojitos lindos dice que el Apra también fue terrorista
Blog: El prólogo de Armando Villanueva al libro de Víctor Polay, líder del MRTA