periodismo , politica , violencia Viernes, 21 diciembre 2007

Celebrity Deathmatch: Gorriti vs Althaus

althaus.JPG¡¡¡El Campeón Nacional de Judo versus el Hombre Más Elegante del Perú!!! Desigual lid. La manzana de la discordia: Alberto Fujimori.

Veamos: el viernes, Jaime De Althaus escribió una increíble columna en El Comercio que fue respondida ayer por Gustavo Gorriti en su última columna de Caretas. Coloco y enfatizo aquí los fragmentos pertinentes de la columna del judoka, para todos aquellos que son suficientemente coherentes como para no pagar por nada en Internet:

El artículo de Althaus, “la estrategia ganadora”, está entre las interpretaciones más erradas sobre la guerra interna que haya visto hasta ahora. Dice Althaus que: “Pero a muchos, sobre todo a nivel popular, les resulta difícil entender que (Fujimori) sea encausado por presuntos delitos vinculados al logro más importante de su gobierno: la derrota del terrorismo, la pacificación del Perú”. Y luego añade: “Su condena aparecería a ojos de la población como una victoria moral o tardía de Sendero Luminoso. Algo incomprensible y profundamente desalentador”.

¿Así? ¿La condena por las masacres de Barrios Altos y la Cantuta sería una “victoria moral de Sendero Luminoso”? ¿Es esa la posición, que defender los derechos humanos y castigar atrocidades es darle una victoria moral a la subversión?

Ese no es un argumento cojo sino tetrapléjico. Althaus debería saber que las decisiones estratégicas fundamentales contra Sendero cuajaron antes que Fujimori asuma la presidencia. La central, la creación del GEIN, se hizo durante el gobierno de García. Y ni Fujimori ni Montesinos confiaron en el GEIN (apenas le permitieron subsistir), sino pusieron todo su crédito en el grupo Colina. Recuérdese que luego que el GEIN capturó un tesoro documentario en las incursiones que hizo en 1991 en Chacarilla y otros puntos, Montesinos y Fujimori lo obligaron a permitir que el grupo Colina analice lado a lado esa documentación. Luego de eso, ¿a quién ordenó premiar Fujimori? ¿al GEIN? Por supuesto que no. Solo al Colina, que hizo un adefesio de manual antes de lanzarse a su cadena de asesinatos, mientras que el GEIN se mantuvo lo más alejado posible del SIN, hasta la captura de Abimael Guzmán. Tanto Montesinos como Fujimori, por cierto, se enteraron de esa captura a través de los medios. Fujimori se encontraba pescando en la Amazonia.

Fujimori y Montesinos capitalizaron esa victoria, en cuya estrategia, método, espíritu, no tuvieron nada que ver. La aprovecharon, sí, y a fondo. Gracias a eso consolidaron el golpe y lograron mantenerse en el poder. Pero de ahí a decir que ese par de aventureros diseñó la estrategia que venció a Sendero solo prueba que la ignorancia es atrevida.

Qué abuso. No quedó ni la manga del terno del buen Jaime.

foto: jaimedealthaus.com

Secured By miniOrange