internacionales Lunes, 26 noviembre 2007

Bolivia en llamas

evo.jpg
Evo Morales, el viernes pasado, durante una actividad militar (foto AP)

Aldo Mariátegui resume -muy a su estilo- lo que está pasando:

Evo Morales y su gente se quitaron la careta democrática en Bolivia y aprobaron una nueva Constitución con la oposición ausente, la calle candente, medio país disidente y en un cuartel presente.

Y antes se tiró abajo al Tribunal Constitucional y arrinconó a la Corte Suprema. (…) Bueno, tal parece que la guerra civil está a la vuelta de la esquina en nuestro vecino y que no es remoto que la República de Santa Cruz termine siendo un nuevo país en el orden latinoamericano. No me extrañaría.

Cambas (selváticos blancones, tipo paraguayos) y collas (aymaras) son demasiado distintos y la pujante selva no quiere ser gobernada básicamente por los humores de esa inmensa barriada paceña llamada El Alto, el paupérrimo y rojimio bastión de Evo. El tema es cómo repercutirá acá y si Chávez o Brasil intervendrán militarmente.

Ya van cuatro muertos. El estallido en Sucre ha sido de tal magnitud que, alucinante, la policía huyó de la ciudad. Todo por culpa de una Constitución aprobada en un cuartel. Y, como todos sabemos, nada bueno ha salido alguna vez de un cuartel latinoamericano.

Link: Evo augura éxito de la Constitución “escrita con sangre” (Correo)

POSTDATA: En pospost encuentro este vídeo del degollamiento de unos perros, por parte del grupo indigenista Los Ponchos Rojos. Las imágenes son muy fuertes, están advertidos: