literatura Miércoles, 21 noviembre 2007

Último poemario de Jerónimo Pimentel

pimentel.JPG 

Salvo el siempre atento pospost, ningún blog, sí, ninguno (0.00) siquiera ha consignado -menos aún, comentado- la aparición de “Frágiles trofeos“, el último poemario de Jerónimo Pimentel. Editado por la editorial Álbum del Universo Bakterial, este libro viene con su Todinito: “Pequeños poemas para caras largas”, escrito por Armando Chang, cuyo arribo a Lima, aseguran, es inminente.

No soy un experto, ni siquiera un aficionado constante, pero con “Frágiles trofeos” y el imprescindible “Horoskop” de José Carlos Yrigoyen, tengo la impresión de que el 2007 ha sido un muy buen año para la actual producción poética local. Aquí, una muestra de las obsesiones/alegorías entomológicas de Pimentel:

Langosta Migratoria

Siempre hay una buena razón para marchar:
El olor del agua estancada en las acequias de invierno
O la lengua del lagarto,
Un verso magro detrás de un copo de algodón.
El pesar del cerezo en sus hojas mordidas.
Y siempre, buenas razones para marchar:
Los campos de retamas que falta recorrer
Las espigas de cereales que aún no devoramos.
Esa promesa de tallos pulposos al siguiente parpadear.
Entiendo por qué debemos partir.
¿Pero no crees que podríamos deterner nuestro salto
Y dedicar este segundo de sol
A calentar nuestras alas?