sexo , sociedad Lunes, 12 noviembre 2007

Respetando el rango

07_19_07_28.jpgHace unos días leí en Perú.21, que la nueva Ley de Régimen Disciplinario de nuestras gloriosas FFAA establecía que nuestros militares

Pueden enamorarse de otro militar, siempre y cuando sea de su mismo grado. En efecto, los miembros de la FAP, el Ejército y La Marina solo podrán tener relaciones sentimentales con personal castrense de igual jerarquía, bajo pena de ser dados de baja.

A primera vista parece de locos. Tanto, que ayer nuestro Quijote favorito, Wilfredo Ardito, ya salió con la pata en alto al complicado grito de ¡inconstitucionalidad!

Pero la verdad es que no es la primera vez que escucho normas similares. Hasta donde tengo entendido varias empresas en este país, sobre todo los bancos, prohiben a sus empleados enamorarse entre sí. At all. No sé si algunos de ustedes conocen de estos casos.

Igual estas normas me dan la sensación de que no van tan en serio. Me explico: nadie es tan idiota como para alucinar que puede prohibir el amor o la arrechura, pero supongo que sí esperan reducir al mínimo posible estas relaciones y, claro, mantenerlas ocultas al resto, para no alborotar el gallinero.

Por suerte, las empresas periodísticas son más sinceras en este aspecto y no se hacen mayores problemas siempre y cuando dejes limpia la isla de edición o la sala de redacción. Gotta love this job.