politica , sociedad Lunes, 12 noviembre 2007

“¿Por qué no trabajas?”

decorbata1.JPGO algo así le ha ladrado Mulder a Favre, que este fin de semana debe haber estrenado la corbata que aparece en primer plano de la foto de Caretas.

Mulder no ha sido el único en morder al presidente de Forsur. Desde el Cabezón Gonzáles Posada hasta Velásquez Quesquén (la voz de Alan en el Congreso), vamos, los apristas en pleno se han mandado contra Favre. De hecho Velásquez se hizo el elegante:

“Tiene la libertad de tomar una decisión, pero sería poca cortesía que nosotros lo echemos”

O sea, patita, renuncia tú, porque mucho roche si nosotros te botamos.

Bastante escaldado, nuestro pollero favorito ha dicho que Alan le haría un favor si le pide la renuncia (“al toque se la presento”). Pero ojo que aquí hay algo más apetecible en juego, Favre también…

…denunció que una de las intenciones que se esconderían tras las constantes críticas en su contra obedecerían a un intento de lograr una libre disponibilidad de los fondos, para hacer “lo que les da la gana”.

En diálogo con el programa Puntos de Vista de CPN Radio, Favre Carranza, aseguró que el FORSUR ha realizado un plan de reconstrucción, evitando “se convierta en un negocio para personas inescrupulosas”.

La verdad, resulta difícil de creer que el apanado sincronizado de los apristas y la accidentada mudanza de Garrido Lecca al sur son coincidencias. Garrido le ha mostrado su mejor sonrisa a Favre, pero sospecho que ha viajado con un serrucho bajo la manga.

Por cierto, todo esto no quiere decir que Favre sea de verdad un zar -y menos un as- de la reconstrucción. Tres meses después del 15A, Pisco sigue en escombros y los damnificados ya pasaron del dolor a la indignación. Suave que el epicentro del terremoto -y ahora epicentro de la política y quizás de los negocios- puede convertirse, también, en el epicentro de la rabia.