blogs , periodismo Jueves, 18 octubre 2007

Hildebrandt/Mariátegui: Round final

finishhim.jpgFinalizo la guía del enfrentamiento del año, ¡con un giro inesperado de la trama! Veamos: después del último round, el martes los duelistas volvieron a la carga. Hildebrandt, durante una columna dedicada a García, deslizó esto:

¿O le harán un préstamo en Aceros Arequipa, empresa que asesora ADN Comunicaciones, exitosa entidad de la que es accionista decisiva Laurita Cáceres, la novia de la chiquita (por “chiquita” se refiere a Mariátegui – nota de ocraM)? Porque lo que es cierto es que desde que la chiquita se reúne con Alan García dos veces al mes, ADN Comunicaciones ha obtenido más y más contratos. Y el 19 de julio pasado, en un acto empresarial en el que participó Aceros Arequipa, estuvo el doctor García y quien animó la fiesta fue el distinguido señor Mario Saldaña, socio de ADN Comunicaciones, la pujante y afortunada empresa de la entrañable novia de la chiquita. (El 20 de julio, al día siguiente, Correo tituló así la fantástica noche de Laurita Cáceres, Alan García, muchos otros empresarios y la chiquita: “El país no se maneja por agitaciones ni encuestas, sostiene mandatario ante ola de críticas”.

¡Se metió con la novia! Maleao. Mientras tanto, Mariátegui lo llamaba Rabona de Velasco:

Recientemente, tuvo que aceptar a duras penas que había servido a la dictadura de Velasco en la Propiedad Social, pero olvida que también fue un periodista planillero de esa tiranía militar como servil jefe de redacción de la revista Variedades de La Crónica en 1975.

Su respuesta cuando R.M. Palacios lo reveló tiempo atrás fue que “era un jovencito”. ¡Ja! Nacido en 1948, tenía 27 años cuando laboró de lustrabotas militar. Chiquillo no era como para no percatarse de la cómplice barbaridad moral que significaba trabajar en medios capturados por las botas, sea cual fuera el signo ideológico del gobierno, porque el hecho de que el régimen fuese izquierdista no disculpa para nada que se haya atropellado la libertad de expresión. Es más, hasta aplaudió deportaciones de colegas.
Y tremendo lamebotas que era el supositorio de Tico. Dan arcadas leer la entrevista sobona que le hace al Gral. Tantaleán (Variedades, agosto de 1975), donde llega al extremo de preguntarle “¿Qué papel le asigna a la prensa en una Revolución?”, en lugar de reclamarle al militarote por el fin de la libertad de prensa ocurrido en julio de 1974 con la expropiación de los diarios.

Y luego transcribe una columna de Hildebrandt del 75 que, valgan verdades, no es tan trágica.

Pero, oh sorpresa, he aquí que un nuevo luchador se une a la lid: José Alejandro Godoy -sí, el blogger- se manda un post en el que sugiere que Correo es utilizado para ajustar cuentas con al congresista Carlos Bruce, quien ha hecho una denuncia contra el gobierno. Ayer, Hildebrandt republicó el post completo y agregó:

No es la primera vez que alguien asocia el prontuario político y tributario de los Agois con sus actuales arrumacos con el gobierno del doctor García. Y, como se ve, no es algo que sólo a mí se me haya ocurrido. (…) Porque el ataque a Bruce es cronométricamente decidor. Y es parte de la política de este gobierno de golpear a quien se atreve a enfrentársele (y es que a García lo único que le queda de Haya son los búfalos de la “guardia dorada”). (…)

Y a partir de ahora, que sigan chillando. Ya está bueno eso de intentar, ingenuamente, polemizar con una rata. Les juro que es imposible.

El contendor del lado izquierdo abandona el ring. El del lado derecho no dice nada hoy, excepto

¿Faisal II?
Antes el fujimorismo tenía a un Héctor Faisal para crear mentiras desde la web. Ahora hay un tal Godoy que parecería que le ha tomado la posta en dicho menester de la mala leche. ¿O será que el pobre Godoy es un analfabeto funcional que no comprende lo que lee en una portada y en sus “voladas” y “bajadas”? Revísela.

Aprenda a leer

Este Faisalito inventa una supuesta animadversion de esta Casa Editora contra Carlos Bruce, cuando aquí editorialmente se le propuso para liderar Forsur y se le defendió de una sucia campaña sobre su vida privada desde otro medio. Dummy.

Prefiere Mariátegui enfrentarse con Godoy antes que con Hildebrandt. Y así termina esta guerra ¿y se abre otra?