corrupción , narcotrafico , politica Lunes, 13 agosto 2007

“¡Déjese de cojudeces!”

portasd130807_200.jpgElevadísimo el nivel del debate el fin de semana. El titular del post se lo debemos a unas declaraciones de Chiquitín Salazar en Canal N. Y en Perú.21 dijo:

¡No jodan, hombre! ¡Esto solo pasa en este país de mierda, que está así porque solamente tienen voz y voto los que tienen plata, los de la derecha!

Por «los de la derecha», se entiende, Chiquitín se refiere a su sucesor, el actual ministro Ismael Benavides, que el sábado denunció una serie de hechos de corrupción durante la gestión de Salazar:

En una entrevista en RPP, Benavides informó que a raíz de uno de estos hechos -la venta irregular de vicuñas a una empresa de Trujillo- destituyó al presidente del Consejo Nacional de Camélidos Sudamericanos (Conacs) y dispuso que la Contraloría General de la República investigue a este organismo y formule las denuncias penales que fueran necesarias.

El ministro dijo haber detectado que su sector vendió -por unos 500 mil dólares- dos mil vicuñas de la comunidad de Picotania, en Puno, a una minera de propiedad de la controvertida familia Sánchez Paredes, acusada de narcotráfico. Sostuvo que los camélidos son de propiedad del Estado y que, por lo tanto, no pueden ser objeto de venta.

Sin embargo, entre anoche y hoy, Benavides no ha sabido defender la solidez de sus denuncias ante los airados descargos de Chiquitín. ¡Hasta se disculpó! (o sea, se dejó de cojudeces) Además, el destituido jefe de Conacs, Tito Boniccelli defendió la movilización de las vicuñas. Pero, francamente, no termino de entender por qué llevar vicuñas a Trujillo y, peor aún, para qué demonios las quieren ¡¡los Sánchez Paredes!!

Secured By miniOrange