politica Domingo, 17 junio 2007

La telaraña de Meche

caretasmeche.jpgDesde el 2001, cuando Mantilla -al grito de “¡Alan, esto lo hago por ti!”- se inmoló cual nana de la Profecía, los códigos de la cosa nostra no me habían conmovido tanto.

El viernes todos fuimos testigos de cómo Mercedes Cabanillas se amputó -en vivo y en directo- su brazo derecho, también conocido como José Cevasco (a) “Oficial Mayor”.

Cevasco se convirtió en Mantilla II, al asumir -él y sólo él- toda la responsabilidad en la elección del Tribuno Por Un Día, Javier Ríos Castillo.

¿Complicado? La historia es más sencilla de lo que parece y se reduce a esto: los dos colaboradores más cercanos de Mercedes Cabanillas estuvieron detrás de la elección de Ríos Castillo. Puestos al descubierto, ambos han asumido la responsabilidad exclusiva de sus componendas, pero ha quedado en evidencia que Ríos Castillo era parte de lo que Caretas llamó la telaraña de Meche.

Ahondemos un poco más. Primero veamos el obituario: ¿Quién es quién?

José Cevasco es un burócrata de carrera que, coincidentemente, también fue Oficial Mayor del Congreso cuando el operador de Montesinos en el Legislativo era Óscar López Meneses, uno de los contertulios de Mantilla y Ríos Castillo. Cevasco fue renunciado durante el toledismo luego de cruzarse con, digamos, los intereses de Carlitos Ferrero (insertar imitación de Cárlos Álvarez aquí). Mi abuela diría que es un matalascallando, término que le calza perfecto, a todo nivel. El viernes asumió toda la responsabilidad de sus vínculos con Ríos Castillo y renunció.

David Barturén es un coleguita aprista que oficiaba de asesor de prensa de Meche, aunque ahora ella pretenda negarlo. Un repaso al archivo, e incluso a los registros de entrada de canales, radios y diarios, comprobarían que Barturén era la sombra mediática de Mercedes Cabanillas, el hombre que la seguía a todos lados y a quien había que convencer para que la doña atraque una entrevista.

(Ahora se sabe que -en el papel- el cargo de Barturén era otro; lo que agravaría aún más su situación, pues la única labor de este señor en el Congreso era cuidar la imagen de Meche. Todavía no renuncia, pero pronto lo hará. Dicen que incluso el disciplinado Barturén ha firmado un papelito jurando que no hizo lobby a favor de Ríos, con lo atestiguan varios periodistas.)

Resumamos. Aquí la cosa es clara: Mercedes Cabanillas miente. Miente cuando afirma suelta de huesos que estas dos personas no son sus colaboradores más cercanos. Por favor, hasta hace unos días eran su operador político top y su operador mediático, respectivamente. Todos los periodistas sabemos quiénes son estos señores y cuán efectivos eran cumpliendo las órdenes de la Presidenta del Congreso.

Cecilia Valenzuela y Rosa María Palacios ya se lo recordaron. Incluso cada una, el viernes, aportó datos que detallan aún más la relación entre estos dos señores, la Cabanillas y Javier Ríos Castillo. Pepitaspuntocom ha hecho un buen resumen de lo revelado por ambas periodistas:

Rosa María reveló tres hechos que Cevasco no pudo negar:

1.- Cevasco, el funcionario de absoluta confianza de Meche Cabanillas, se reunió hace un mes con un conocido periodista en un hotel y presentó a Ríos como el candidato de Meche Cabanillas.

2.- David Barturén, el jefe de prensa del Congreso, fue al programa de Rosa María ofreciendo como entrevistado al monseñor Luis Bambarén, con el único objetivo de promover la candidatura del cuestionado Javier Ríos.

3.- Cevasco llamó al redactor de Caretas Carlos Hidalgo para confirmar si le habían tomado una foto a Javier Ríos con Agustín Mantilla y López Meneses en el Fiesta. Es a partir de esta llamada, que los de Caretas se enteran que el hasta entonces “peladito desconocido” que aparecía en la famosa fota era nada menos que el candidato al TC. Caretas tiene la obligación de confirmar este dato.

Rosa María ahonda en estos detalles en su columna de ayer de Perú.21. Sigo con el resumen de Pepitas:

La Chichi también aportó con lo suyo:

1.- El martes por la noche (un día antes de la elección), el periodista David Barturen llamó a Ivan García (periodista de confianza de Baruch Ivcher) para darle, en calidad de primicia, los nombres de los cuatro candidatos que resultarían electos, entre ellos obviamente Javier Ríos. Barturén contó que la lista ganadora le fue entregada por Cevasco.

2.- David Barturén (el hombre de prensa de Meche) buscó entrevistarse con Rosana Cueva de La Ventana Indiscreta para intentar neutralizar cualquier información contra Javier Ríos. La experimentada periodista conocía de sus antecedentes judiciales y habían informado al respecto hace años.

3.- Barturén le confirmó a la Chichi que hizo lobbie a favor de la candidatura de Javier Ríos a pedido de Cevasco. El periodista también le contó que Ríos entraba al Congreso y a la Oficialía Mayor como Pedro en su casa. Lo vió más de 20 veces junto a Cevasco.

El punto uno es gravísimo porque revela –como dice JAG– que la elección del Tribunal Constitucional estaba arreglada de antemano. Todo el proceso fue una farsa, una opereta, un vodeville.

Pero las revelaciones no quedan allí. El blog La pura purita cuenta más entretelones, realmente preocupantes, de cómo se manejó la elección del Tribunal Constitucional y de la relación entre el entorno de Mantilla y el de Meche:

Hace unas semanas, cuando hice un reportaje denunciando la repartija que era la elección de los magistrados, consigné un dato: Aníbal Quiroga, ex abogado de los Winter que también aspiraba al TC, fue contratado por el Congreso exactamente en las mismas condiciones que, según dice Cevasco, fue contratado Ríos. Hasta entonces nadie sabía lo de Quiroga porque no figuraba en la planilla. Tal vez para pasar piola giraba recibos por honorarios y se embolsaba 10 mil soles sólo por asesorar a la PRESIDENCIA y a la Comisión de Constitución sobre la ley de las ONG’s. Cuando le pregunté a Cevasco sobre el tema me dijo que él mismo había contratado a Quiroga “a pedido de la presidencia”. Sin embargo, en el caso de Ríos, dice que lo hizo por cuenta propia. Nuevamente la pregunta, ¿la presidenta no sabe a quién contrata su oficial mayor? ¿Quién pidió esa contratación?

(…) Y sería bueno preguntar ¿por qué el señor Omar Lacunza, sindicado como integrante del grupo Rodrigo Franco, trabaja en el Congreso, en la célula parlamentaria aprista, pero pasa toda la jornada laboral metido en la oficina de la presidencia? ¿Por qué lo he visto montones de veces asomándose por la ventana de la oficina de los asesores de doña Meche Cabanillas?

Pues eso. Disculparán la longitud del post, pero, como ven, en este sórdido caso todavía hay mucha tela(raña) por cortar.

fotomontaje de CARETAS

Link: Escándalo salpica más a Cabanillas (Perú.21)
Link: Del Castillo feliz de la vida patea a Meche (de paso olvidamos que también estuvo metido en la colada, a través de su chupe Aurelio Pastor)
Link: Ahí está: Wilbert Bendezú le pide una explicación a Pastor
Link: Alan cuadra a todos: Los trapitos sucios se lavan en la casa (del pueblo)
Link: UN y Meche piden nulidad de la votación
Link: Cevasco y Cabanillas, como Hansel y Gretel (Juan Paredes Castro)
Link: Balance de una pendejada (Augusto Álvarez Rodrich)
Blog: Tres chismes políticos de Marcayuq
Blog: Cronología de un proceso nada transparente (RealPolitik)
Blog: Cevasco admite haber perdido confianza en sí mismo (La Cebolla)
Blog: ¿Por qué Mercedes Cabanillas adelantó la votación (Paola Ugaz)
Blog: Cevasco y Mantilla: juntos pero no revueltos (Christian Manrique)