literatura , periodismo Jueves, 29 marzo 2007

¿Plagio o desliz?

cuetoimagen.jpgEs la pregunta de la sección Cultural del diario Correo de hoy, en una nota firmada por Manuel Eráusquin y Carlos M. Sotoymayor. “El Patriota” ataca de nuevo:

A nuestra redacción llegaron, vía electrónica, dos notas escritas por autores distintos y con demasiadas similitudes. Se trata de un artículo firmado por Alonso Cueto publicado en el diario Expreso el 2 de octubre de 1993 y un reportaje del periodista Hugo Beccacece aparecido en la revista dominical del diario La Nación de Argentina, el 12 de setiembre del mismo año. Ambos abordan el romance del célebre escritor Jorge Luis Borges con María Kodama, tema que tuvo relación en aquel momento con una megaexposición llamada El universo de Borges, primero exhibida en París y posteriormente en Buenos Aires.

El reportaje del diario bonaerense, que consta de un despliegue de cuatro páginas, tiene como título: “El amor que venció al laberinto”. En la última página de esta nota se evidencian párrafos idénticos a los que Alonso Cueto utiliza en su texto.

¿Alonso Cueto se une a la galería de Rafo León y Alfredo Bryce? Serenidad. A mí también me llegó el e-mail (asumo que es el mismo que llegó a Correo) del misterioso Patriota. En los anexos del útero he colocado los dos artículos escaneados, tal cual me fueron enviados, más una comparación gráfica elaborada por el remitente. Sería bueno que todos viéramos la evidencia antes de emitir un juicio. Eso incluye al mismo Alonso, que respondió así a Correo:

“Yo entré a trabajar a El Comercio el 1 de octubre de 1993, lo sé porque desde entonces contabilicé mi período allí de octubre a octubre. Alguien lo puede ver en los archivos del diario. Entré a trabajar al magazine del Dominical bajo la modalidad de factura. No podía por lo tanto haber publicado nada en otro diario el 2 de octubre. Incluso una semana antes de dejar Expreso, después de hablarlo con su director de entonces Manuel D’ornellas, dejé de ir al diario. Es posible, entonces, que si el documento que tienes es cierto, haya quedado mi nombre en algún cuadro o marco de los diagramadores y haya entrado allí el artículo que a lo mejor encargué a alguien pero que no escribí. Esto, si es cierto el documento”.

Asimismo, el novelista señala que “no es la primera vez que salen textos ajenos con nombres míos. En la sección editorial del diario La Razón salió una vez un texto ajeno con un nombre mío, lo mismo que en varios blogs y cartas. Uno ya no es dueño de su nombre, desgraciadamente”.

En estos momentos, Cueto se encuentra en Cartagena. Habrá que esperar, entonces, que regrese a Lima, se informe a cabalidad de lo sucedido y pueda ofrecer sus descargos con todas las de la ley, porque esta primera respuesta, lamentablemente, todavía suena muy brycesca.

Anexos del útero: Comparando a Cueto con La Nación

ACTUALIZACIóN (31/03/07): Alonso Cueto regresó a Lima y respondió a Correo. Según él, una alusión a la prensa argentina es una “clara y explícita referencia a la fuente de la que obtengo el material (que) muestra, a cualquier lector bien intencionado, que no hay ningún plagio ni intención del mismo en el texto”. Impecable respuesta. Supongo que autorizará a sus alumnos a usar el mismo argumento si alguno comete el mismo desliz en alguno de los cursos universitarios que Cueto dicta.

Blog: Martín Tanaka nuevamente llama plagio al plagio

tags: