literatura , periodismo Sábado, 24 marzo 2007

Bryce renuncia de mala forma a El Comercio

bryce2.jpgIncreíble. Su carta de renuncia termina así:

…abandono mis colaboraciones con el diario El Comercio, entre otras cosas, porque como decía Orson Welles, el periodismo es un oficio en el que “hay muchas ostras, pero muy pocas perlas”. Y en cuanto a las disculpas que les debería a mis lectores, prefiero utilizar solo unas palabras de León Tolstói y prometerles que “la próxima vez fracasaré mucho mejor”.

Y luego, El Comercio responde de una forma muy alturada. Vaya. Creo que, a final de cuentas, los chicos del Mercioco resultaron a la altura de las complicadas circunstancias, contestando con educación y firmeza a una carta no sólo injusta con ellos, sino con sus lectores. Incluso llamaron plagio al plagio:

No podrá negar nuestro ex colaborador que en este incidente de plagio (que aunque se deba a su secretaria no deja de ser lo que es) estaba en juego su responsabilidad y también la nuestra frente a nuestros lectores.

Terrible que Bryce “no asuma absolutamente nada más” aparte del “error de su secretaria” y la “falta de control” en los envíos, cuando se han demostrado OCHO CASOS de plagio, uno de ellos de hace ONCE AÑOS (lo que torna inverosímiles ciertas explicaciones lastimeras que ya circulan por ahí).

Y es terrible porque -se supone- en una sociedad los intelectuales son la reserva moral, la élite que conduce, que dirige, que guía a los demás, a quienes no tienen la suerte de dedicarse a leer, investigar y reflexionar las 24 horas al día. Se encuentran un paso más atrás de quienes ostentan el poder, para criticar a los que lo pervierten; no para pervertir ellos su propio poder (qué vaya que algunos tienen).

Pero no. En su carta de renuncia a El Comercio, uno de nuestros intelectuales más famosos ha revelado una cara dura digna más bien de nuestros políticos más lamentables (al extremo, además, de agenciarse escuderos folklóricos, como nuestro querido Gustavo Pacheco de las letras peruanas).

Sinceramente, mientras aquí publicaba los posts con la historia del descubrimiento de los plagios, me consolaba pensando que, a la larga, ABE asumiría hidalgamente sus faltas y nos pediría perdón, a nosotros, sus admiradores. No lo hizo. Al contrario, acaba de echarle sal a la herida. Qué lástima. De verdad, quisiera tener el talento de Bryce para poder trasmitirles tan bien como él, la tristeza que siento al verlo caer así.

Archivo del Útero: Alfredo Bryce Inc. (20/03/07)
Archivo del Útero: Algunas reacciones sobre los plagios de Bryce (22/03/07)

Link: Galipress, una web donde ABE escribió (y de la que plagió), en pie de lucha, con varios artículos sobre los plagios.
Blog: La Morena tiene un regalo para Bryce. 

tags: