anuncios , cholósfera , literatura Jueves, 15 febrero 2007

La caída de Faverón

cayofaveron

Promete ser una agonía larga. En lo que queda de su blog, Favi intenta defenderse (utilizando, pobre, los mismos argumentos que su alter ego “Juan Pérez”): exige pruebas, dice que me lo he inventado todo y hasta sugiere que “Juan Pérez” soy yo.

Esto ya dejó de ser divertido. El sujeto se ha desquiciado, si es que no lo estuvo desde siempre. Esto parece la precuela del Silencio de los Inocentes.

¿Cuál es el problema, Tavito? ¿Te pellizcas y ya no te duele? ¿El cadáver quiere pruebas? Pues aquí está tu autopsia, Faverón. Disfrútala.

Anexos del Útero: Faverón para dummies.

(P.S.: A los lectores de fuera de la cholósfera: Mil disculpas. No sé si alguna vez en sus vidas han sido acosados por un académico bipolar, pero publicar la verdad siempre es la mejor forma de defenderse y, de paso, desenmascarar a un sujeto dañino para nuestra comunidad virtual. Ya retomaremos nuestra programación habitual, exenta de críticos de literatura amorales.)