periodismo Viernes, 2 febrero 2007

Celebrity Deathmatch: Gorriti vs. Aldo Mariátegui

gg.bmp

Todo empezó el sábado. En su columna habitual, Aldo Mariátegui fustigó a Gustavo Gorriti, a quien, según el director de Correo, “se le vio el fustán caviar” cuando le hizo una entrevista “patera” al ex canciller Rodríguez Cuadros.

Ayer jueves, en Caretas, Gorriti le dedicó toda su columna a “Aldo M.” y, de paso, ofreció entrevistarlo la próxima semana en la Hora N.

Para que mi público caviar se divierta, reproduzco los tacles más contundentes de Gorriti a Aldo M.:

En términos generales, me parece excelente que me recuerden mis deberes periodísticos de imparcialidad y distancia de los poderes organizados. ¿Pero que me lo sermonee Aldo M.? Si su alegato fuera en favor del periodismo panfletario, de la caricaturización de quien piensa diferente, de las campañas de demolición del contrario, ahí lo entendería mejor.

Claro que incluso lo panfletario se hace a veces involuntaria caricatura, como en la oportunidad reciente en la que Aldo Mariátegui se hizo ecológico por un día, más verde que Al Gore y la clorofila, para demostrar que “el ojo que llora” ¡era un atentado contra el medio ambiente! Él, Aldo, cuya noción de verdor se inspira normalmente en una poza de lixiviación.

Y cuando Aldo Mariátegui mencionó las “logias” que se protegen entre sí, pensé por un momento que se iba a referir a La Cofradía, ese grupo, al que asiste, de lobiístas, relacionistas públicos de grandes empresas, manejadores de imagen, sachaperiodistas extorsionadores y algunos periodistas, que se juntan en alegre promiscuidad, y entre chistes, chismes, peleíllas y acuerdetes, cartelizan clientes, cotos y protecciones. Nada peor que ese tipo de mezcolanza enferma le ha sucedido al periodismo desde que Montesinos salió de Las Palmas. Y entonces, si hablamos de “fustán caviar”, ¿hablaremos del estratégicamente situado hilo dental cofrade?

Tiempo de reflexión, Aldo. Alucinarse liberal y terminar Cara al Sol al lado de Lourdes Alcorta no es el mejor destino ni para el nombre ni para el apellido ni, sobre todo, para la inteligencia.

Hoy, el director de Correo aceptó el reto: se presentará en la Hora N la próxima semana, cuando Gorriti lo vuelva a conducir. Y, asegura, irá solo.

Suave, Aldo, que Gustavo ha sido Campeón Nacional de Judo.

Anexos del Útero: Caviares y Conchas (tomado de Caretas)