politica Miércoles, 17 enero 2007

Disolver, di-sol-ver

larazon.jpgÉsta es la portada de hoy del vocero oficial de la alianza aprofujimorista, el diario La Razón. Y aquí tienen el alarmado editorial -también de hoy- de Augusto Álvarez Rodrich. Se titula ¿Hacia otro cinco de abril?:

Indicios de que García quiere disolver el Congreso.

(…) El presidente Alan García (…) recurre al referéndum (pro pena de muerte) con argumentos que, lamentablemente, se parecen mucho a los que usaba Alberto Fujimori.

No es la primera vez en que la clase política se pone a espaldas del pueblo (.) Es doloroso que mientras el 80% de la población está a favor de esta medida, quienes se llaman sus representantes y quienes opinan, que son una pequeña minoría, intentan bloquear antidemocráticamente la voluntad del pueblo peruano“, señaló el comunicado firmado el sábado pasado por García.

Curiosamente, es lo mismo que Fujimori decía durante los años noventa para justificar la disolución del Congreso y su comportamiento autocrático.

¿Está el presidente García en el mismo camino? Todavía no se puede afirmar eso, aunque, lamentablemente, tampoco se puede descartar si se tiene en cuenta su reciente comportamiento político y, también, lo que anunció varias veces durante la pasada campaña electoral en el sentido de que él cerraría el Congreso si este no se comporta de acuerdo con las exigencias del país y si es que dicho poder del Estado obstaculiza su labor.

¿Eso es lo que nos espera? La portada de hoy de La Razón no parece casualidad. Aunque también puede ser que Alan nos esté trabajando al susto. Puede ser.

Si me permiten el autocherry, pueden encontrar en Los Anexos del Útero un extracto inédito de una entrevista que le hice García al final de la campaña. Es el fragmento de la discusión en el que abordamos la posible disolución del Congreso. Me gusta la primera frase del entonces candidato:

El presidente Miterrand, que fue un gran socialista en el país más demócrata del mundo, cerró cinco veces el Congreso.

Curioser and curioser. Miterrand fue un presidente que también se vio en medio del escándalo gracias a una hija secreta. Parece que García ha elegido admirar lo menos admirable del líder francés.