cibercultura , sociedad Martes, 19 diciembre 2006

Tú eres la persona más importante del 2006

Si no andas metido en Internet, no entenderás esta portada del Time Magazine, ya histórica:

time.jpg

Se veía venir. Hace un mes, la misma revista nombró a YouTube como el invento del año. Time entrevistó a sus creadores, Steve Chen y Chad Hurley, remarcando que ellos no eran los “inventores” del YouTube:

He and his partners may have started YouTube, but the rest of us, in our basements and bedrooms, with our broadband and our webcams, invented it.

Si no estás entendiendo nada, recapitulemos: lo que ha hecho Time es reconocerte a ti, a mí y a todos los que creamos contenido en Internet como los ciudadanos de la nueva democracia digital.

It’s a story about community and collaboration on a scale never seen before. It’s about the cosmic compendium of knowledge Wikipedia and the million-channel people’s network YouTube and the online metropolis MySpace. It’s about the many wresting power from the few and helping one another for nothing and how that will not only change the world, but also change the way the world changes.

Este fenómeno, en el argot geek (marciano), se llama Web 2.0.

A estas alturas no puedes no saber qué es la Web 2.0: es Wikipedia, es YouTube, es el Hi5, es tu blog, es toda página web que puede ser construida y alimentada gracias a la colaboración desinteresada de muchas personas que no necesariamente se conocen entre sí. A todas esas personas es a las que se refiere Time.

O sea, si dejas un comentario en este blog también eres la persona del 2006.

Pero, ojo, Time es conciente de las limitaciones y fragilidades de esta revolución:

Sure, it’s a mistake to romanticize all this any more than is strictly necessary. Web 2.0 harnesses the stupidity of crowds as well as its wisdom. Some of the comments on YouTube make you weep for the future of humanity just for the spelling alone, never mind the obscenity and the naked hatred.

Además, Time omite algo crucial en los países tercermundistas como el nuestro: “la brecha digital”, ese abismo que separa a los pocos que tenemos el privilegio de acceder a Internet (y usarla para algo más que bajar calatas) de los muchos que ni siquiera pueden costear media hora en una cabina (ver más en El Morsa).

A todos ellos se les niega la ciudadanía de esta Era de la Información. Como dirían en la CADE: “ellos” no están incluidos en ese “tú”.

¿La ciudadanía 2.0 ahondará más las diferencias sociales? ¿O es un bluff, una burbuja que reventará en un par de años, cuando todo esto pase de moda? No sé tú, pero yo confío en el buen ojo de la revista Time. Después de todo, ellos nombraron a Hitler como el hombre más influyente de 1938… un año antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial.

tags: