noticias Domingo, 5 noviembre 2006

Saddam a la horca

foto: AFPSaddam Hussein ha sido condenado a muerte por un tribunal irakí digitado por las fuerzas norteamericanas. Y como si no fuera suficiente, se ha preferido humillarlo, negándole incluso el derecho de apelar cómo será su ejecución.

Los condenados a muerte son ahorcados si son civiles o fusilados si son militares. En julio, Saddam Hussein había señalado que prefería esta última opción, pero el domingo el tribunal decretó que fuera ahorcado.
«Saddam era militar y en caso de que sea condenado a muerte, deberá ser ejecutado con arma de fuego y no ahorcado», dijo el propio Saddam Hussein hablando en tercera persona.
«Dios es más grande que el ocupante», clamó, mientras cuatro guardias de seguridad lo llevaban fuera de la sala de audiencias, con las manos atadas a la espalda.

He estado buscando en Internet, y todavía no encuentro alguna información que me explique por qué Hussein fue sentenciado por un juzgado evidentemente parcializado y no por algún tribunal internacional objetivo. Hace un mes, la BBC entrevistó al presidente de la Asociación de Abogados Árabes en el Reino Unido, Sabah al-Makhatar, que dijo:

…la Convención de Ginebra dice que las fuerzas que ocupan otro país no pueden cambiar el sistema legal del ocupado y eso fue lo que hicieron los estadounidenses en Irak.
Este es un tribunal que montó Paul Bremer (encargado provisional de Irak designado por EE.UU.) que se construyó con personas desconocidas que incluso recibieron US$170 millones para financiar su funcionamiento.
Por otra parte, las reglas de un tribunal implican darle al acusado una lista con los cargos que se le imputan. En este caso ni Hussein ni los abogados han recibido esta información. Los representantes legales no han tenido si quiera acceso al cliente, no saben exactamente de qué se le acusa, por lo que no pueden saber qué estrategia debe prepararse para defenderlo.

Hussein merece un castigo, sí. Pero la pena de muerte -como debería ir entendiendo nuestro querido presidente- no es la solución para las amenazas de los movimientos radicales. Ya empezaron las protestas, y supongo que se pondrán peor. Por algo las reglas de juego son las reglas de juego. Que Hussein las haya violado durante todo su régimen, no quiere decir que sus enemigos también puedan.

Link: Crónica de la BBC Mundo  
Link: La ONU llama a no ejecutarlo
Link: Los anglosajones a favor, todos los demás en contra
Link: El Vaticano tampoco quiere que lo ejecuten 
Link: La masacre de Duayil

tags:

Secured By miniOrange