noticias Martes, 15 agosto 2006

Zona rosa: pregúntenles a ellas

Hoy, Perú.21 publica un interesante artículo de David Reyes acerca de la Zona Rosa, que no es el distrito juerguero bogoteño, sino un Gran Chongo en los extramuros de la capital que supuestamente evitaría la prostitución en las zonas residenciales de la ciudad.

En principio, no parece un mala idea. Basta darse un paseíto por el Centro de Lima o la avenida Arequipa después de las ocho de la noche para toparse con un espectáculo -cómo decirlo- poco agradable a nivel estético.

El problema está en que los candidatos a la alcaldía Lay Sun y Gino Costa -promotores de la ideota- no han trabajado el tema en profundidad. No tienen idea de dónde ubicar esta Zona Rosa y, peor aún, no han pedido la opinión de las prostitutas.

Una de sus más conocidas representantes, Ángela Villón -presidenta de la Asociación de Trabajadoras Sexuales Miluska, Vida y Dignidad no está de acuerdo con la zona rosa. Según Perú.21:

Villón dice que en el Perú aún no están dadas las condiciones que sí existen en los países de Europa de donde se ha importado la idea. Antes de plantear un proyecto como este, “que lo único que va a hacer es favorecer a las mafias de proxenetas” -opina-, el Estado debe reconocerles a las prostitutas su derecho al trabajo y permitirles acceder al seguro social y al sistema pensionario, así
como constituir empresas.

¿Ya ven, señores candidatos? Las prostitutas también pueden pensar.