noticias Miércoles, 2 agosto 2006

Corran al Circo de Pekín

Ninguna foto les hará justicia. No importa si los ves en la televisión. Si quieres pasar dos horas feliz de la vida, con la boca abierta y los huevos de corbata, tienes que sentarte a menos de veinte metros de estos chinos voladores.

Y olvídate de la lenta y denigrante atención en las boleterías TodoTicket de Ripley; de los estúpidos padres atiborrados de niños que probablemente se hubieran divertido más jugando Playstation; de que tus asientos tendrán que ser los ridículamente denominados “VIP” o “Platinum“. Olvídate de esa enfermedad capitalina que -en todo espectáculo de nuestra ciudad- impide vibrar, gritar y aplaudir de verdad a quienes se sientan más adelante.

(O sea: olvídate de Lima).

Anda a ver a estos chinos. Vuelan y hacen volar.