noticias Lunes, 17 julio 2006

Precocidad otoronguil

Se les dijo, se les advirtió.

Pero, igualito, la tercera parte del Perú votó por ellos. Y ellos, agradecidos, no han perdido el tiempo en devolvernos el favor. ¿Para qué esperar a la juramentación? Nnnoooo… eso es de otorongos tradicionales y anquilosados.

Los otorongos humalistas empezaron antes. Uno, pegándole a los periodistas y otro, el anónimo de la foto, invadiendo una oficina del Congreso.

¿Y qué les pasa? Pues el primero, el señor Abugattás, ganó el derecho de mostrar sus testículos en vivo y en directo por televisión nacional. Pero nada más.

El segundo -un caballero de renombre tal que nadie sabe si se llama Antonio o Francisco y que al parecer responde al apellido de Escudero-, tuvo que ser desalojado por la policía, a falta de un Lay Fung que lo ponga en su lugar. Pero nada más.

Sin olvidar, of course, a las congresistas cocaleras y su violento happenning antiTLC.

Son tan delirantes estos señores que Torres Caro, nada menos, hoy amenazó con detenerlos si se ponen a hacer de las suyas durante la juramentación.

O sea, la cosa va a así: un tránsfuga amenaza con detención a los señores congresistas miembros de una futura bancada del Primer Poder del Estado, porque éstos planean ocasionar disturbios durante su magna ceremonia de juramentación ante el pueblo peruano. Si alguien conoce un caso similar en algún otro país, avise para no ir.

Iba a escribir “Y todavía quedan cinco años por delante”. Pero acabo de darme cuenta que esos cinco años ni siquiera se han iniciado.

Empieza a darme flojera.

Vídeo: El desalojo del congresista invasor (14/07/06)