noticias Viernes, 16 junio 2006

Pero sigue siendo el rey

Claro, como Ollanta le había ganado la iniciativa, él no podía quedarse atrás. Así que Alan, con toda la pana de quien se sabe con el poder real, anunció que su gobierno no subsidiará a los partidos:

«Como la ley establece que el gobierno pagará ese subsidio a los partidos de acuerdo a las posibilidades del presupuesto y de la caja fiscal, declaro que el presupuesto no tiene ninguna posibilidad de entregar recursos a los partidos políticos», dijo.

Pero hay un problema, doctor García.

El dichoso artículo 29 –cuya discusión se inició en un post de este blog– no condiciona el subsidio a ninguna posibilidad. La ley electoral (leerla aquí) obliga al Estado a destinar una partida para el financiamiento de los partidos:

Dichos fondos se otorgan con cargo al Presupuesto General de la República y son recibidos por los partidos políticos para ser utilizados en actividades de formación, capacitación e investigación durante el quinquenio posterior a la mencionada elección, así como para sus gastos de funcionamiento ordinario.

Más correcta -y respetuosa de la división de poderes- es la propuesta de Ántero Flores Aráoz, de anular el artículo 29 a través de la Comisión de Constitución del Congreso.

Alguien tiene que recordarle a García que el Perú es una República, no una monarquía. Quizás las intenciones del presidente electo son buenas, pero todos sabemos que de buenas intenciones estuvo empedrado el camino al Aprocalipsis.

Archivo del Útero: Tu voto hace chin chin (14/06/06)
Link: García anuncia que su gobierno no entegará financiamiento a partidos
Link: Susana Villarán: Los partidos deben «ganarse el derecho» a ser financiados
Link: Ántero plantea la eliminación por la vía constitucional
Link: Castañeda también en contra del financiamiento

Secured By miniOrange