noticias Miércoles, 28 septiembre 2005

Observatorio de blogs

(Bueno, creo que ya es hora)

Uno de los blogs peruanos pioneros se llama “Observatorio de Medios“. Así de grandilocuente. Su dirección es http://lima-peru.blogspot.com, nada menos. Fue fundado en el remoto abril del 2003 por cuatro chicos de la Católica que decidieron mantenerse en el anonimato y llamarse a sí mismos “Los Jinetes de los Medios“. En mayo del 2004, una entrada anunció la inminente aparición de su web cuatrojinetes.org, que al parecer nunca fue activada. A los pocos meses, la autoría del blog se atribuyó a “Manuel Rodríguez Lastra y los jinetes de los medios“. Ya teníamos un jinete. Faltaban tres.

Las preocupaciones iniciales de este “Observatorio” eran las de los típicos estudiantes universitarios de periodismo de la Católica: la ausencia de ombudsmen en la prensa, los intereses ocultos detrás de las agendas de los medios, la manipulación de los mensajes. En resumen, todo recontra universitario y súper cívico (yo mismo soy egresado de la PUCP: been there, done that).

En esos primeros días, uno podía admirar el atrevimiento de los muchachos. Los Observatorios de Medios de otros países son producidos por centros académicos o gremios mediáticos. Ese respaldo institucional, precisamente, es lo que equilibra su permanente batalla contra los medios formales.

Así, las aspiraciones de los “jinetes” eran grandes. Un grupete reducido no está en la capacidad de acometer la principal tarea de cualquier Observatorio que merezca ser llamado así: sistematizar la información publicada en los medios para indicar tendencias de cobertura (gracias por el conceCto, Jacqueline Fowks). Un Observatorio en serio sirve para comprender por qué tal medio informa así o asá sobre tal o cual tema. Fíjense en este par de buenísimos Observatorios extranjeros: PR Watch, de los EEUU, y Observatório da Imprensa, de Brasil. Claro, en junio del 2004, los chicos de nuestro Observatorio todavía intentaban algo por el estilo (ver su análisis de la cobertura de una sentencia a Montesinos). Sin embargo, con el tiempo los chicos se dieron cuenta que esa veta no era muy sexy que digamos.

Entonces nuestros jinetes perdieron su cívico entusiasmo inicial y transformaron su blog en una página de tiradas de dedo éticas, chismes de coleguitas y ocasionales reivindicaciones laborales. Perfecto, dirán ustedes, cada uno hace lo que quiere con su blog. Es verdad, responderé yo, pero que no sigan vendiendo su web como un Observatorio que contempla a los medios desde el Olimpo de su superioridad moral. Atención a esta tremenda hipocresía:

En el post titulado “La República VIOLA derecho del menor al exhibir FOTOGRAFÍA de niño en nota de HOY” (sic), los jinetes se preguntan “¿Donde queda el reclamo del ciudadano Alonso Ramos García y la sanción del CPP contra diarios que publican este tipo de notas?” (sic, again). Qué curioso. ¡Lo que no decían es que el valiente luchador por los derechos del lector, el responsable ciudadano Alonso Ramos García, era uno de los autores del post! Resulta que Ramos, el segundo jinete de los medios, escribía desde el anonimato en el Observatorio. Esa nota aparentemente indignada sobre el maltrato a un niño por parte de un desalmado periódico, no era más que una excusa para autopromocionarse y auto-linkearse. ¡Y así tuvo la caparazón de reclamar ante un Tribunal de Ética! En fin. Hace unos meses, un comentario en ese mismo post lo desenmascaró y desde entonces, para no hacer más roche, tuvo que empezar a firmar como uno de los autores del blog.

Pero hay más.

En junio de este año, la entrada “España abre la ventana para la discusión mediática sobre el matrimonio homosexual” anexó, al final de un artículo que no decía nada, el vínculo a una “nota relacionada“: Encuesta nacional revela poca tolerencia hacia homosexuales (La República). La nota, créanme, estaba bien relacionada: su autor es David Pereda, el tercer y hasta ahora anónimo “jinete” de los medios.

Y no, no sé (no estoy seguro de) quién es el cuarto jinete. ¿Pero no es hora ya de que estos señores lo aclaren? ¿Que expliquen bajo qué criterios “observan” a los medios? ¿Que acepten que, vamos, que su blog no es un observatorio, sino una web de chismes de coleguitas que en nada explican las tendencias de los medios? ¿No es hora ya, por último, que dejen de jugar a los gurúes deontológicos si es que no tienen la mínima decencia de ser transparentes?